27 oct. 2014

ZENIT

Este término pertenece a la mitología eslava. El Sol, entre los eslavos, en cuyo honor ardía un fuego eterno y se le ofrecían sacrificios humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario