17 oct. 2014

PA-HSIEN u OCHO INMORTALES

Son un grupo de deidades populares de la religión china
según la cual existieron terrenalmente y nacieron durante las dinastías Tang o Song, viviendo en la montaña Penglai
Se les conoce a veces como los Ocho Genios, o también los Ocho Inmortales
Gozan de una gran aceptación como elementos de la tradición artística, y en muy raras ocasiones aparecen en forma individual. 
Según la leyenda, viven en la paradisíaca y mítica isla de Penglai Shan, situada al este, y se les supone capaces de cruzar por sí solos la llamada 'agua débil', que no resiste el peso de los barcos. 
Humanos de nacimiento, se convirtieron en inmortales (Xian) merced a los ritos del Taoísmo. 
Son: Zhongli Quan, Zhangguo Lao, el; Lu Dongbin o Lu-Tung-Pin; Cao Guojiu ; Li Tieguai o Tien-Kuai-Li; Han Xiangzi; Lan Caihe; y He Xiangu. 
La historia de los Ocho Inmortales que viajan juntos a través del mar desde Penglai Shan es una de las favoritas de la ópera china.

Fueron descritos por primera vez durante la dinastía Yuan y en la literatura occidental anterior a los años setenta del siglo XX. Son adorados dentro del taoísmo pero también en la cultura china popular.
Los miembros del grupo rara vez aparecen por separado y los poderes de cada uno de ellos pueden ser transferidos a sendos utensilios que pueden dar la vida o destruir el mal y que son conocidos como An Baxian ("Los Ocho Inmortales Escondidos"). 
En chino dan nombre a la hortensia ("Flor de los Ocho Inmortales").

Genios benéficos portadores de fortuna o protectores de la humanidad, tal vez personajes que vivieron realmente y que por haberse distinguido con obras meritorias, se vieron elevados al rango divino. 

PAHA

Genio o demonio maléfico en la mitología finesa. 

PAFIA

Este termino pertenece a la mitología griega. Era un epíteto de Afrodita, por su templo en Pafos. 

PADMAVATI

Este termino pertence a la mitología hindú. La reina de lso Nagas y compañera de  Dháramendra, un rey d elos Nagas.

PADMAPANI

Dios de la mitología india, que encarna a Avalokiesvara, llevando el loto en una mano. Según los budistas, creo a Brahma, Visnú y Siva.                                                               

PADMÂ

Este termino pertence a la mitología hindú. Es uno de los tesoros de Kuvera. Su nombre significa “loto”.

PACTOLO

Este termino pertenEce a la mitología griega. Era hijo de Leucótea y de Zeus. Padre de Eurianasa, la esposa de Tántalo, y por lo tanto abuelo de Pélope.
Durante unos misterios dedicados a Afrodita sedujo a Demódice sin darse cuenta de que era su propia hermana. Al descubrir lo ocurrido se lanzó al río Crisórroas, es decir “río de oro”, se le llamaba así porque entre sus aguas transportaba este metal. 
Tras lanzarse el nombre del río cambió por el de Pactolo. El incesto sólo estaba permitido a los dioses.

PACIENCIA o PATENTIA

Divinidad alegórica romana representada como una figura femenina que lleva un cetro. 
Simboliza la capacidad para soportar y resistir las adversidades de la vida: la paciencia.

PACHAMAMA o PACHA MAMA

Divinidad femenina de la tierra entre los indios calchaquíes. 

Protectora del hombre, los animales y vegetales

Cuanto crece sobre la tierra recibía sus beneficios. 

Su efigie, se hallaba por lo general, en todas las viviendas. 

Se la representaba como una mujer desnuda, de sexo y pechos muy marcados, con las manos cruzadas sobre el abdomen. 

Las mujeres le dedicaban libaciones con chibcha y le arrojaban maíz molido para que les concediese abundantes cosechas.


Es la «Tierra Madre» de los incas, su gran diosa de la fecundidad.



el mundo de las cosas visibles, señora de las montañas, las rocas y las llanuras.

Las tradiciones indígenas diaguitas describen a la Pachamama como una mujer de baja estatura, de grandes pies y sombrero alón; madre de los cerros  y de los hombres, toda la naturaleza es su templo. 
La leyenda dice que la Pachamama es acompañada por un séquito integrado por Pujllay, Llajtay  y Ñusta.
A sus altares se les llama “Apacheta”, montículos de piedra ubicados a los lados del camino. 
La diosa femenina de la fertildiad;  una divindiad agrícola benigna concebida como la madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos. 
Pachamama vendría a ser la diosa  de la agricultura comunal, fundamento de toda civilización y el estado andino. 
A esta deidad periódicamente se le rinde pleitesía mediante el acto ritual denominado Challa, en afán de reparar con este rito la acción humana de hallar en su seno, al mismo tiempo se agradece los bienes que nos ofrece para nuestro sustento o las riquezas que guarda en su seno, pidiéndole que no deje de favorecernos. 
Mediante la voz de ¡Pachamama kusiya! los kollas hacen sus ofrendas. Esta es su oración a la Madre Tierra.

PACHACAMAC

En la mitología inca, es un epíteto genérico de los principales dioses creadores de las tribus indias dominadas por Viracocha. Sin embargo, tiene la independencia de un dios y características personales. 
Era invisible, y no se le construían templos ni se le ofrecían sacrificios. 
En realidad, se confunde con Viracocha.

Otros hermanos, Temenduare y Arikute, dieron origen al diluvio con sus querellas. 
En total y según algunas tradiciones orales el primer sol del mundo antiguo (Ñawpa pacha) el cual era Wiracocha, el creador con su corte, y tuvo 4 hijos: Kon o Wakon, Mallko,  Vichama o AtipaPachacámac, quienes regentaron sucesivamente el mundo actual destruyéndolo sucesivamente. Estos guardan relación con los 4 hermanos del mito de los hermanos Ayar, uno de los mitos de la creación del Imperio inca
Pachacámac a su vez tuvo de hijos al sol (Inti) y la luna (Mama Quilla) del mundo actual o Kay Pacha. Pachacamac se autoexilió al mar desde donde domina los terremotos, dejando el mundo en manos del Inti o sol del mundo actual.

Hijo del Sol, vinculado a los movimientos sísmicos.

Dios del fuego y del cielo, el espíritu que alienta el crecimiento de todas las cosas, espíritu padre de los cereales, animal, pájaros y seres humanos.

Se le consideraba como una advocación de Viracocha y era venerado en algunas zonas del Imperio Incaico. 
Era conocido como el dios de los terremotos.

Nombre dado por los peruanos al Creador del universo, representado como una hueste de creadores. 
En su altar, las personas piadosas sólo depositaban los primeros frutos y flores. 
Este nombre que los peruanos daban al Ser supremo, significa“el que anima al mundo o regente del universo” , y le tenían en una veneración tal, que no se atrevían a proferirlo, y cuando a ello se veían obligados, hacíanlo con grandes muestras de sumisión y respeto. Los más sensatos, aunque fervientes adoradores del sol, profesaban un respeto aun más grande por Pachacamac, al cual consideraban como primer principio de la vida y alma del universo. Para ellos el sol era el dios visible y presente, así como Pachacamac era su dios invisible, a quien invocaban en todos sus trabajos.


Se creía que rejuvenecía el mundo creado originalmente por el dios Viracocha y que había enseñado las artes a los seres humanos. 
Según una leyenda, en el principio del mundo no había alimentos para el primer hombre y la primera mujer. El hombre murió de inanición. El Sol, por su parte, fecundó a la mujer, pero Pachacamac, celoso, mató al hijo que ella diera a luz. Lo despedazó y de sus partes nacieron los alimentos esenciales: de los dientes el maíz, de los huesos las yucas, entre otros frutos y vegetales. 
Era considerado invisible y, por tanto, no existen imágenes artísticas que lo representen. Recibe también su nombre el centro de peregrinación situado en el valle del Lurín, al sur de Lima, donde se le rindió culto durante varios siglos. 
Existió un oráculo de Pachacamac, al que se refieren los primeros conquistadores españoles.

PORTUNUS, PORTUNO o PORTUMNO

En la mitología romana, dios de las puertas y de las llaves, protector también de los puertos y de los graneros de trigo.
Concurre con Juno en la vertiente más material de su función
su fiesta Portunalia coincide con el “dies natalis” del templo de Jano. 
Se le representa con una llave en la mano.

Presidia a los pueros. 
Los griegos adoraban a la misma divinidad con el nombre de Palemón.

El dios de la puerta de la casa, de tanta importancia en el hogar y en el matrimonio ritual romano (por lo mucho que de él  dependía la felicidad de los conyuges).

Dios de los puertos fluviales.

Dios romano de las bahías portuarias, originariamente dios de las puertas (portæ), las llaves y animales domésticos.

Se le identificaba con el Palemón griego.

Dios romano de los puertos. 

Es una antiquísima divinidad romana que, en su origen, parece haber sido un dios de los «pasos», pero que en época histórica es considerado  como un dios marino que vela sobre los puertos. 
Tenía un flamen, y el 17 de agosto se celebra en su honor una fiesta especial, las Portunalia
Su templo se levantaba en el Foro Boario, junto al puerto de Roma. Portuno fue asimilado al dios Palemón y, en calidad de tal pasa por ser hijo de Mater Matuta, la cual, a su vez, se identifica con Ino-Leucotea.


Era el nombre de un dios marino adorado en las costas de Italia, principalmente entre los etruscos y romanos
Se le identificaba con Palemón o Melicertes y algunas veces con Neptuno
Presidía las entradas principalmente de los puertos y por eso se le representaba empuñando una llave
Esta divinidad marina pertenece a la mitología de la antigua Italia y en el puerto del Tíber tenía un templo en el cual el 17 de agosto de cada año se celebraban las fiestas llamadas Portumnalia.

POROS o PORO

En la mitología griega (en griego Πόρος, ‘expediente’, ‘senda’, ‘camino’, ‘vía’, ‘pasaje’) era el daimon o espíritu que personificaba la oportunidad, la conveniencia, los medios para conseguir algo y la utilidad. Por lo tanto, su daimon opuesta sería Aporia
En algunas teogonías Poros (como causa o autor) y Tetis (como creación) fueron las primeras divinidades que nacieron en el universo. En este sentido Poros se identificaría con Chronos
La versión órfica afirma que Poros y su hermano Tecmor nacieron de Thesis. Platón recoge una tradición posterior en la que esta diosa se identifica con Metis, y la hace madre de Poros y de Penia, narrando a continuación una romántica versión de cómo nació Eros:
«Cuando terminó una fiesta en honor a Afrodita a la que habían sido invitados todos los dioses, Penia acudió para pedir las sobras. Poros había bebido demasiado y se había tumbado en el patio para descansar. Penia creyó por la pose de éste que se hallaba en la misma situación, y creyendo haber encontrado un semejante, quiso tener un hijo con él. De su unión nació Eros, que si bien siempre sigue a Afrodita por haber nacido en su casa en un día a ella consagrado, en muchas ocasiones se reviste de pobreza y vaga por las calles. Como su padre, atenta contra la riqueza y el bienestar, haciendo que los hombres se peleen unos contra otros.» Aparte este mito simbolico, contado por Platón, Poros no posee al parecer, ninguna leyenda.  

Representaba el inicio de las cosas  y el modo de obtener lo que se desea. 
Tuvo por concubina o por esposa a Penia y por hijo Eros; lo cual significa que el amor participa igualmente de la riqueza y de la pobreza, o más bien que nacido en el seno de la pobreza se rinde fácilmente a los que gozan bienes de fortuna.

(el Recurso); (la Conveniencia)

Personificación de la conveniencia y de los medios de lograr o proporcionar riquezas. En algunas cosmogonías Poros y Thetis era las divinidades primogénitas en el universo. Aquí Poros se identificó con Khronos. Según Platón en El Banquete, lo hace padre de Eros junto a Penia.

Dios de la abundancia y de las riquezas. Se caso con Penia de quien tuvo a Provimna o Porrima.


El daimon que personificaba el recurso y el ingenio para actuar.

PENIA

En la mitología griega, era la daimon que personificaba la pobreza y la necesidad, siendo por tanto odiada y marginada por todos los hombres. 
Era compañera de Aporia, Amekhania y Ptokhenia, siendo lógicamente sus daimones opuestas Pluto y Eutenia (la Prosperidad). 
La única filiación que se le conoce la darían los órficos, que decían que nació de la protogenica Thesis, dando a entender, pues, la antigüedad de la pobreza. 
No posee más que un mito, el que le asigna Platón (o Sócrates), según Diotima, sacerdotisa de Mantinea, en el Banquete. Relata románticamente que cuando terminó una fiesta en honor a Afrodita a la que habían acudido todos los dioses, Penia acudió para pedir las sobras. Poros, habiendo bebido demasiado se había tumbado en el patio para descansar. Penia creyó por la pose de Poros que se hallaban en la misma situación, y creyendo haber encontrado un semejante, quiso tener un hijo con él. De su unión nació Eros, que si bien siempre sigue a Afrodita por haber nacido en su casa en un día a ella consagrado, en muchas ocasiones se reviste de pobreza y vaga por las calles. Como su padre, atenta contra la riqueza y el bienestar, haciendo que los hombres se peleen unos contra otros. 
Es en la mitología romana Paupertas

PENTOS

En la mitología griega, es el daimon o espíritu, hijo de Éter y Gea, que personificaba la aflicción, el luto y los lamentos, posiblemente esté incluido en los Algea
Su equivalente romano era Luctus (‘llanto’). 
Acompañó a la erinia Tisífone para volver loco a Atamas, y también asistió a Hefestos cuando forjó el funesto collar de Harmonía, que convirtió en desgraciados a quienes lo poseyeron. 
Se lo menciona en la Ilíada, como uno de los compañeros de guerra de Ares junto a Lisa y Manía (la Locura).


Genio del Pesar. 
Se contaba que cuando Zeus repartió a los diferentes genios sus atribuciones, Pento no estuvo presente al comenzar el reparto, y se presentó en último lugar. Como toda estaba ya distribuido, Zeus sólo pudo confiarle el cuidado de presidir los honores tributados a los muertos, el duelo y las lágrimas. Y así como los demás genios protegen y favorecen a los humanos que les rinden los honores que les son debidos, así también Pento dispensa sus favores a aquellos que lloran a los difuntos y llevan luto por ellos. Con este objeto, les envía tantas penas como le es posible, puesto que saben llorarlas tan bien. 
Así, pues, el mejor modo de tenerle apartado consiste en no afligirse excesivamente por los males inevitables.  

PANACEA

(en griego antiguo Πανάκεια Panákeia, ‘que todo lo cura’)
En la mitología griega  era  una diosa que simboliza la curación universal, gracias a las plantas
Hermana de Yaso, de Higía,  de Aceso y de Egle. 
Pertenece al séquito de su padre y carece de leyenda propia.

Hierba que tenía facultades para curar cualquier enfermedad (de quien era posible la curación de todo mal); a veces se personificaba como hija de Asclepio y de Epíone; de Asclepio y Lampetia, hija a su vez de  de Helio o de su hija Higía.

Era la diosa de la cura.

(“remedio universal”)

(la curación universal gracias a las plantas)

Atendía a la cura de toda suerte de enfermedades.

El significado de la palabra actual “panacea” está ligado a esta diosa.

Simboliza el remedio universal a los males, obtenido por las propiedades de las hierbas curativas. 
La diosa tenía un templo en Oropo.

Presidia la curación de las enfermedades.
Se decía que tenía capacidad para curar todos los males con sus hierbas y ungüentos, así pues seguí a la tradición de su padre, y de su abuelo Apolo, también relacionado con estas actividades. De hecho, los tres son nombrados en el juramento hipocrático. El significado de la palabra actual "panacea" está ligado a esta diosa.


Fue una diosa menor de la salud. 
Ayudaba junto a sus hermanas en la labor de su padre, curar y hacer medicinas con las plantas.
Tuvo cuatro hermanos varones: Podalirio, también médico y uno de los reyes que tuvo Tricca, y Macaón, el otro rey de Tricca, especialista en cirugía (ambos participaron en la Guerra de Troya, donde Macaón fue asesinado por Pentesilea, reina de las Amazonas); Telesforo, quien dedicó su vida a servir a su padre; y Arato, fue un héroe griego que liberó Sición.
Se decía que Panacea tenía una cataplasma o poción con la que curaba a los enfermos. Esto trajo consigo el concepto de panacea en medicina, una sustancia para curar todas las enfermedades. 
El término también se utiliza en sentido figurado como algo destinado a resolver por completo un gran y multifacético problema.

PABILSAG

Dios guerrero originario de las ciudades sumerias de Isin y Nippur. 
Posteriormente sería asimilado por Ninurta/Ningirsu. 
Se le solía dibujar con un arco y una flecha. 
En ocasiones se le emparejaba con la diosa Gula. 
Estaba representado en el firmamento por la constelación que lleva su nombre, actualmente correspondiente a nuestro Sagitario.

Era divinidad de Larak, tal vez Ninhursag. 


Pabilsag y su consorte de la diosa Nin-Insinna, son dioses tutelares de la ciudad de Isin; y ambos eran dioses de la medicina. 
Es descrito como un hijo de An/Anu, posiblemente con Tiamat, ya que ella lo llama a luchar a su lado como rey de los hombres escorpión. 
Su mito lo describe llevando obsequios al dios de Nippur (Ninurta).
 Fue puesto por Marduk, al vencer a Tiamat, como uno de los guardianes de una de las puertas del Inframundo y es por ello un dios infernal.

PRÍAPO

En griegoantiguo Πρίαπος Πρίαπος Príapos
Dios griego de los jardines, de los frutos, de las viñas, de la fecundidad y de la procreación. 
Patrono de la ciudad asiática de Lampsaco (Misia), donde según Ateneo, su nombre no era más que un pseudónimo de Dionisos, luego se les diferenció. 
Originariamente, personificaba la fecundidad del suelo.
Cuidaba de los rebaños y de las abejas. 
Su imagen itifálica se colocaba en la entrada de las propiedades, de las que alejaba los maleficios y aseguraba la prosperidad. 
Para los romanos, personificó la virilidad y el amor físico.

Según una leyenda Príapo nació con un aspecto repelente, ya que tenía el abdomen y la lengua exageradamente grandes. 
Dios protector de los rebaños, y por lo tanto de los pastores. Asimismo ayudaba también a los criadores de abejas, a los pescadores y navegantes. 
Portaba el falo, símbolo del poder fertilizante de la energía sexual, necesaria para la procreación de las especies que forman la naturaleza. 
Se creía que había fundado la ciudad de Lámpsaco, en el Helesponto, por lo que aparecía en sus monedas. 
Se le representaba con barba, coronado con hiedra, y portando un falo. En una mano llevaba un vaso y en la otra un tirso. 
Las figuraciones de Príapo suelen tener un marcado carácter obsceno y lascivo. 
Se cree que este mito procede de Asia, desde donde fue trasladado a Grecia. Su número de fieles y adoradores siempre fue muy reducido. De él viene la enfermedad del priapismo.

La divinidad símbolo de la virilidad.

El dios rustico de la fertilidad del jardín.
Era un pequeño sátiro feo con enormes genitales.

Dios del apetito genésico. 
Aplicase también este nombre al falo o miembro viril.

Dios de los jardines y los viñedos

Era también un dios pastoral y marino, protector de los rebaños y de los pescadores.

Se le tomaba con frecuencia como Pan, por el emblema de la fecunidad. 
Algunos autores le han confundido con Baal-Fagor. 
Representasele comúnmente en forma del Hermes o de Termino con cuernos de macho cabrio y orejas de cabra, y con una corona de pampanos o de laurel.

Dios del falo, como jardinero, porta un cuchillo de podar.

Su leyenda cuenta que cuando Afrodita apenas nacida fue al país de los etíopes, Zeus al verla se enamoró de ella, y el resultado no se hizo esperar. Estando Afrodita a punto de traer al mundo al niño, Hera furiosa y temiendo que este reuniese el poder de su padre y la belleza de su madre, le tocó el vientre a Afrodita, formulando al hacerlo tan terrible voto que el niño nació deforme.  Príapo vino al mundo con un miembro viril desmesurado. Afrodita al verlo, temiendo que los demás inmortales se burlasen, le abandonó en las montañas donde encontrado por unos pastores fue criado por ellos. 
A esto era debido el carácter rústico de este genio forestal que representaba de modo general, la energía productiva de la naturaleza, la potencia fecundadora tanto animal como vegetal. A causa de ello era Itifálico como Pan y como Hermes Nomios. 
En los Misterios Dionisiacos, Príapo fue el símbolo del poder fecundante de la naturaleza.

El gran dios de la ciudad asiática de Lámpsaco. 
Se le representaba en forma de un personaje itifálico cuya misión era guardar las viñas  y los jardines, particularmente los vergeles. 
Su atributo esencial tenia la virtud de desviar el «mal ojo» y anular los maleficios de los envidiosos que trataban de perjudicar las cosechas. Además, como símbolo de fecundidad, Príapo era «un buen ejemplo», por magia simpática, para las plantas del recinto donde se encontraba. 
Como dios asiático y por su condición de dios de la fecundidad, Príapo fue incluido en el cotejo de Dioniso, tanto más fácilmente cuanto que presentaba ciertas afinidades con Sileno y los Sátiros. Además, como Sileno, Príapo era representado con frecuencia en compañía de un asno. Después se le había confiado la guarda de los jardines.

Representa la fuerza fecundadora de la naturaleza. 
Su culto es de origen asiático, trae buena suerte. 
En el mundo mediterráneo se considera que un falo en erección es signo de buena suerte y de protección del hogar.

Dios griego de los frutos y de la procreación
Se le representaba con barba, coronado con hiedra, y portando un falo. 
Su imagen itifalica se colocaba en la entrada de las propiedades de las que alejaba los maleficios y aseguraba la prosperidad.

Príapo es una divinidad fálica. 
Compitió contra un asno (la cabalgadura del sátiro Sileno, el que fuera consejero e instructor de Dioniso) "sobre una cuestión física" (el tamaño de sus miembros) y que el mismo asno le impidió que tuviera relaciones con Lotis, una ninfa, o, según dicen otros, con Hestia, la hermana mayor de los Olímpicos y guardiana de los altares, hogares y estados. Se dice que Lotis se convirtió en flor de loto cuando huía de Príapo.

Hera, esposa de Zeus, perseguía constantemente a Zeus para intentar evitar que incurriera en nuevas aventuras amorosas. Cierto día, se enteró de que su marido había amado a la diosa Afrodita, y la buscó. Al encontrarla y verla en estado de gravidez, presa de la ira, le golpeó el vientre, lo que le provocó lesiones al feto, por las cuales nació deforme y con un enorme pene. Al ver la gran fealdad del bebé, Afrodita decidió abandonarlo en el monte, donde fue encontrado por unos pastores que lo criaron. Al crecer desarrolló un enorme apetito sexual, y así, se dedicó a recorrer los bosques en busca de ninfas con las cuales calmar su condición libidinosa. 
Existen numerosos mitos que lo tienen como protagonista, en los cuales siempre se destaca su incontenible pasión por el sexo. 

Se asemejaba a Pan
Creció en Lámpsaco, ciudad que según se cree fue fundada por él. 
Es dios de la fecundidad, no sólo en el reino animal sino también en el reino vegetal y además es el dios del amor carnal.  
Con su enorme falo, que representa la fuerza genésica de la naturaleza, impone hasta cierto punto sus deseos a cuanto controla y protege. Por otro lado, el pene erecto simboliza la facultad creadora y dadora de vida que incumbe al órgano masculino.

Protector de huertos y jardines. 
Es un dios deforme, con un enorme falo siempre erecto. 

Es un dios menor rústico de la fertilidad, tanto de la vegetación como de todos los animales relacionados con la vida agrícola, y un personaje puramente fálico
Era adorado como protector de los rebaños de cabras y ovejas, de las abejas, del vino, de los productos de la huerta e incluso de la pesca. 
Era una divinidad de carácter obsceno, representado como un enano deforme, con un enorme falo en perpetua erección, símbolo de la fuerza fecundadora de la naturaleza
Los romanos solían colocar en sus jardines estatuas de Príapo, normalmente con la forma de toscas hermas de madera de higuera, manchadas de bermellón (de aquí que el dios fuese llamado ruber o rubicundus), con un enorme falo erecto, llevando fruta en su ropa y una hoz o una cornucopia en la mano. 
Su función era la de garantizar una abundante cosecha, pero también hacían las veces de espantapájaros. Príapo alejaba el mal de ojo y su estatua protegía las huertas de los ladrones. 
Como otras divinidades protectoras de las artes agrícolas, se le creía poseedor de poderes proféticos, y a veces se le menciona en plural. Sin embargo, otros muestran cómo los poetas inventaron situaciones cómicas y obscenas para Príapo, otorgándole un prominencia literaria mayor de la que gozó en los ritos y la religión, si bien las figuras fálicas enmascaradas destacaban en muchas ocasiones festivas, tanto en Grecia como en el más extenso mundo romano. 
Según algunos mitógrafos, sus lugares originarios de culto eran las ciudades de Asia Menor situadas en el Helesponto, particularmente Lámpsaco. Por esto a veces era llamado «Helespóntico». Más tarde, su culto se difundiría por Grecia e Italia
Los poetas griegos más antiguos, como Homero o Hesíodo, no mencionan Príapo y Estrabón afirma expresamente que sólo tardíamente fue objeto de adoración divina. 
Príapo tenía tantos rasgos en común con los otros dioses de la fertilidad que los órficos le identificaban con sus místicos Dioniso, Hermes, Helios y demás. Las leyendas áticas le relacionan con seres tan sensuales y licenciosos como Conisalos, Ortanes y Ticone
En cierta manera su equivalente en la mitología romana, donde fue mucho más popular que en la griega, era Mutinus Mutunus, la personificación del poder fructífero de la naturaleza. Luciano cuenta en Sobre la danza que en Bitinia Príapo era considerado un dios guerrero, un tutor rústico del infante Ares
Príapo también es reconocido como un santo en la Ecclesia Gnostica Catholica
Suele ser considerado hijo de Dioniso y Afrodita. Se dice que ésta había cedido a los abrazos de Dioniso, pero durante la expedición de éste a la India le fue infiel y vivió con Adonis (quien sería su padre según un escolio Sobre Licofrón señalado por Kerényi 1951). A la vuelta de Dioniso Afrodita volvió a su lado, pero pronto le abandonó de nuevo y marchó a Lámpsaco para dar a luz al hijo del dios. Hera, decepcionada por la conducta de Afrodita, la tocó y su poder mágico hizo que alumbrase un hijo extremadamente feo y con unos genitales inusualmente grandes. 
En Helicón (Beocia) el escritor y viajero Pausanias señalaba una estatua de Príapo que era «digna de verse»:
«Este dios es adorado donde las cabras y ovejas pastan o donde hay enjambres de abejas, pero la gente de Lámpsaco le adora más que a ningún otro dios, llamándole hijo de Dioniso y Afrodita.»
                                                                                     Pausanias, Descripción de Grecia IX.312
Sin embargo, según otras fuentes Príapo era hijo de Dioniso y de una náyade o de Quíone y dio su nombre a la ciudad turca de Priapos, actual Karabiga, mientras otras también le describen como hijo de Adonis con Afrodita, de Hermes, o de un padre de largas orejas, esto es, de Pan o de un sátiro. 
En los Fastos de Ovidio, la ninfa Lotis cayó dormida ebria en un banquete, y Príapo aprovechó esta oportunidad para intentar violarla. Con sigilo se le acercó, y justo cuando iba a abrazarla uno de los burros de Sileno (anfitrión del banquete) alertó al resto de invitados con «estridentes rebuznos». Lotis se despertó y rechazó a Príapo, pero su auténtica salvación fue ser transformada en flor de loto. Para hacerle pagar por estropearle esta oportunidad, Príapo mató al burro. Esta anécdota servía para explicar por qué en la ciudad de Lámpsaco, donde Príapo era adorado entre la descendencia de Hermes, se sacrificaban burros como libación. 
Además de la anterior, otras leyendas explicaban el porqué de estos sacrificios. Según una de ellas, Hestia fue avisada por un burro cuando Príapo iba a violarla (y por esto mismo en la fiesta de Hestia se coronaban a los asnos con flores). Otra leyenda cuenta que el origen está en una pelea que Príapo tuvo con un asno (al que Dioniso había concedido el don de la palabra) sobre el tamaño de sus respectivos miembros viriles. Príapo ganó y mató al asno, aunque luego sintió pena y lo subió a las estrellas. 
En las excavaciones de Pompeya se descubrió un famoso fresco de Príapo pintado en las paredes del vestíbulo de la casa de los Vettii. Se cree que la función de este fresco era contrarrestar al mal de ojo de los envidiosos de la riqueza de los Vettii, dos acaudalados comerciantes de la ciudad que gastaron grandes sumas en decorar su mansión.

Representa a la deidad de la horticultura, de la fructificación, y, fundamentalmente, de la fertilidad. 
Protegía los rebaños y jardines ya desde su nacimiento en Asia Menor. 
Príapo era un ser grotesco, con cuernos y orejas de macho cabrío y que tenía un falo enorme y por eso era muy utilizado en los campos romanos como espantapájaros.
Su atributo es el falo en erección. 
Sus santuarios principales se ubican en Lámpsaco, Cícico y el monte Helicón. Se le sacrifican carneros, asnos y peces, y se le realizan ofrendas de  leche, miel y pasteles. Sus epítetos son Ανδροσαθων (Androsathōn, ‘con genitales masculinos’) e Itífalo (Ιθυφαλλος Ithifallos, ‘falo erecto’). 

Más fácil parece ser del primero, ya que poseía un enorme miembro viril siempre erecto, deformidad (según se mire) producida por la rencorosa Hera.  Junto con Sileno forma parte del alegre cortejo de Dionisio.

Es un dios deforme, con un enorme falo siempre erecto. 
Pertenece a la corte de Dionisio.
Según una de las versiones del mito, Príapo era hijo de Afrodita y 
ZeusHera celosa de su relación, tocó el vientre de su rival mientras estaba embarazada. Debido a esto, el niño nació deforme. Afrodita temerosa de las burlas de los demás dioses le abandonó en el monte. Allí lo recogieron unos pastores que lo criaron y veneraron como a un dios.
Enamorado de la ninfa Lotis, aprovechó la nocturnidad para acercarse a ella, pero un asno se puso a rebuznar, lo que descubrió su maniobra. Al darse cuenta de la presencia de Príapo, la ninfa huyó. El desgraciado cogió tal odio a los asnos que exigía que se los ofrecieran en sacrificio. 
Otra leyenda explica de otra manera el odio por los asnos al parecer por un desafio a propósito del tamaño respectivo del falo de Príapo y de un asno, dotado de palabra por Dionisos, del que Príapo no salió bien parado de la comparación.
Es portador de buena suerte y anula los maleficios de los que intentan perjudicar las cosechas. 
Sus ritos están relacionados con los asnos a los cuales se coronaba de flores en sus festividades. 
Sus atributos son los instrumentos de jardinería, sobre todo la podadera.

Nació deforme porque así lo quiso Juno, movida por el rencor que sentía hacia Venus desde que la Citerea obtuvo el galardón de la belleza en competencia con ella.

Dios de los jardines, de la fecundación y de la procreación. 

Dios de apetito genésico, de la generación, de los campos, y en general, de la fertilidad de la naturaleza. 
Cuando se le consideraba como compañero de Dionisos o de Afrodita, era representado como un viejo barbudo. 
Estaba considerado como el dios del libertinaje.

Para los griegos era considerado el dios de los jardines. 
Generalmente se le representa como un hombre de tamaño mediano con cuernos de ariete y una corona de hojas, o también cubierto de frutas. 
Sus emblemas son los aperos de la labranza.

Dios griego de la fertilidad animal y vegetal. 
Se le representaba en forma humana caricaturesca, como un individuo grotesco, con un enorme falo. E
l asno era sacrificado en su honor, probablemente porque simbolizaba la lascivia y estaba asociado con la potencia sexual del dios. 
En los tiempos helénicos, el culto a Príapo se extendió a través del mundo antiguo y fue adoptado como el dios de los jardines

Era el dios de los arboles frutales; y así es que los romanos colocaban sus estatuas en estos sitios. 
Se le representaba ordinariamente bajo la forma de Término, con cuernos de macho cabrio, orejas de cabra y una corona de hojas de parra o de laurel. 
Sus estatuas van acompañadas algunas veces de instrumentos de jardinería.