18 oct. 2014

QUETZALCÓATL

("serpiente de plumas preciosas") 
Entre los antiguos mexicanos era el dios de la vida, del viento, del aire, de la artesanía, y también héroe civilizador, del que, por haber prometido la vuelta al país, supusieron los indios que eran hijos y hermanos los españoles recién llegados. 
Habitualmente identificado como la Serpiente Emplumada, traducción de su nombre náhuatl. 
También llamado Tlahuizcalpantecuhtli. 
Deidad más conocida por toda Mesoamérica. 
Uno de los cuatro dioses creadores, a él se le debe la invención de las artes y el florecimiento de Tollan como ciudad. 
En los mitos se le menciona como el que obtuvo el maíz para los hombres recién formados.

Dios de la luz, de la sabiduría, de la fertilidad y del conocimiento, patrón del día y de los vientos, regidor del Oeste.


Protegía al ser humano y curaba las enfermedades, incluso en su aceptación de Ehécatl, dios del viento, provocaba reumatismo, enfriamiento y torticolis.

Está relacionado con los dioses del viento, con la vida, con el conocimiento y con la fertilidad, es el regidor del oeste. Quetzalcóatl también es el inventor del calendario y de los libros, se le considera como protector de los orfebres y de los artesanos, como la estrella de la mañana, como la luz, Quetzalcóatl es el símbolo de la vida y de la resurrección con un estrecho vínculo a la muerte, Mictlantecuhtli. 
La deidad de la serpiente emplumada ha sido venerado por diversos grupos o pueblos durante la región mesoamericana.

Dios nahua, uno de los cuatro hijos de la pareja original. 
Su simbolismo es muy complejo, dios a la vez creador (señor del aire y la lluvia) y civilizador (maestro de la virtud y de las artes domesticas).

Término nahualt, que designa una de las principales divinidades de varios pueblos mexicanos precolombinos. 
Puede traducirse como “gemelo precioso” y así mismo como “serpiente de plumas verdes preciosas”. 
Según la leyenda, desembarcó en la costa de Veracruz y de allí pasó a Tula y Cholula.