5 oct. 2014

EROS

En la mitología griega (en griego antiguo ρως érōs, ‘amor’) era una de las deidades mas variadas y de las que mas evolución han sufrido desde la era arcaica hasta la época alejandrina y romana. En el pensamiento griego parece haber dos aspectos en la concepción de Eros:
♣ en las primeras etapas de la mitología griega fue considerado inicialmente como divinidad creadora y uno de los principales elementos del mundo, representaba la fuerza coordinadora y atractiva  de los elementos constitutivos del universo, gracias a la cual la vida era posible.
Posteriormente aparece la versión alternativa que hizo de él, un permanente acompañante de su madre Afrodita; temperaba algo su poder, pues mientras ella es la gracia, la seducción, la ternura, la dulzura y el placer suave, Eros es el deseo, la potencia del instinto, la violencia del sexo.
Se creyó entonces que era su hijo, tratando de afirmar que el instinto es engendrado por la gracia y la seducción.
Su equivalente romano era Cupido (‘deseo’). En ocasiones, se le llama Amor o Amores

Su nombre es la raíz de palabras tales como erotismo. Ha dado nombre a un satélite. 
Señales de identidad
Eros es una divinidad poderosísima de aspecto amable; los simples mortales estaban  expuestos a sus flechas como los dioses también, incluida su madre, que lo teme y lo trata con respeto. Pero de terribles efectos, pues la acción de Eros no siempre parece ser benéfica: hace descarriar la razón, paraliza la voluntad, inspira los caprichos amorosos del mismo Zeus, hace y deshace intrigas, es responsable de las orgías, de los desórdenes y de la guerra. 
Triunfaba doquiera había seres, en la tierra (doma leones y tigres), en el cielo, en el océano y en los mismos infiernos.
Produce heridas difíciles de curar. 
Entre los dioses sólo Hera, Ártemis y Atenea escapan al poder de Afrodita y  los dardos de Eros. Cuando alguien se enamora, muchas veces se dice que la flecharon.
Epítetos
Entre sus epítetos se encuentra Protogonos (Πρωτόγονος,  “primer nacido” o el ‘primero en nacer’) como era adprado en los Misterios Eleusinos, y Fanes, que significa “el que hace brillar”. A veces era llamado, como Dionisos, Eleuterio (Ἐλευθερεύς, ‘el libertador’).
Nacimiento
Su personalidad fue una de las que más evolucionó a través del tiempo, se tejieron entorno a su figura infinidad de mitos con lo que se ha descubierto que hay diversas genealogías para este dios:
♣ en la Teogonía de Hesíodo, el más famoso de los mitos de creación griegos, Eros, el más hermoso de los inmortales, fue engendrado al mismo tiempo que Gea y Tártaro y salido directamente del Caos primordial
♣ De acuerdo con la obra de Aristófanes  las Aves, Eros brotó de un huevo puesto por Nix, quien lo había concebido con Érebo, cuyas dos mitades al romperse formaron la tierra y su cubierta, el cielo respectivamente,  y dice que antes de su aparición, todo faltaba. Una piedra grabada por Tirgilo representa a Eros saliendo de un huevo.
♣ Otras versiones que insistían en verlo como un dios menor, y le quitaban el simbolismo de cohesión interna del cosmos, como es la expuesta por Platón en El banquete. Según él era un genio intermediario entre los hombres y los dioses, y que fue concebido del acoplamiento entre Poros y Penia al término de un banquete que había reunido a todas las divinidades en el cumpleaños de Afrodita, esto explicaba los diferentes aspectos del amor.
♣ Según Orfeo no había más que uno: el Eros órfico hijo de Crono (Saturno), hermano de Éter y padre de Nix.
♣ Se le cree también nacido de Urano y de Gea, o de Urano y de Ilitía
♣ un Eros que pasaba por hijo de Hermes y Artemisa, bien de distintas Afroditas, otro sería hijo de Hermes y Artemisa (hija de Zeus y Perséfone) y es este el que se identifica más con el tradicional niño alado
♣ Como dice Alceo de Céfiro e Iris, o de Céfiro y de Eris (la Disputa), aunque en verdad no se le ha dado su exacta calificación.
♣ Según Séneca, es hijo de Afrodita (Venus) y de Hefesto (Vulcano)
♣ Acusialo describe nacido de Nix (la Noche) y de Éter.
♣ Eros, es hijo de Afrodita y Adonis, un amor prohibido
♣ Safo habla de dos; el uno hijo de Urano (el Cielo) y de Afrodita, y  el otro de Gea (la Tierra).
 Según los filósofos, el Amor puro es hijo de Afrodita Urania
Muchos poetas antes lo hicieron hijo de Afrodita,  aunque con  distintos padres: Afrodita para ser madre de Eros se une, dice Séneca, a Hefesto; en concepto de Eurípides a Zeus; en sentir de Safo se enlaza con Urano, y en opinión de Cicerón, celebra sus nupcias con el charlatan e interesado Hermes, mientras que Píndaro, Baquílides y Apolonio lo consideran hijo de la diosa, pero no mencionan al padre.
Sin embargo, la versión más extendida, según la cual Cupido es hijo de Venus (Afrodita), la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, y de Marte (Ares), el dios de la guerra parece provenir de la fuente griega de Simónides de Ceos.
♣Al final el más admitido fue en juicio de Simónides, el llamado Anteros (cuando expresaba el amor reciproco).
En algunas versiones tenía dos hermanos llamados Anteros (que es el dios de la correspondencia, o amor que corresponde al primero- el amor correspondido-, que solo cuando esta junto a él, crece y se convierte en joven adolescente y se convierte en un niño pequeño cuando no está con él.; no siempre están unidos), e Hímeros.
Ayudantes
La mitología posterior hizo de él el permanente acompañante de su madre y forman su cortejo: Joco (la Burla), Potos e Hímeros (los Deseos), Diónisos (Baco), Tiqué, Peito (la Persuasión), las Cárites y las Musas.
Iconografía
Fueron los poetas los que dan a Eros su aspecto definitivo y más difundido: se nos muestra con aspecto de un bellísimo infante en los umbrales de la juventud, llevaba los ojos vendados, para dar a entender la pérdida de la razón y de la prudencia, pues el amor es ciego y hace que no veamos la realidad tal como es. 
Armado con un arco y un carcaj en el que llevaba dos clases de flechas: unas doradas con plumas de paloma que provocaban un amor instantáneo, y otras de plomo con plumas de búho que provocaban la indiferencia; sin errar en el blanco. Además, las flechas de Eros no tenían límites en cuanto a su campo de acción; no sólo podían penetrar en el fondo del mar, sino llegaban incluso hasta el Infierno. 
Tenía alas de oro porque la pasión amorosa es efímera y pasajera (no dura mucho, que es volátil). También junto a Tique o sobre carros, leones o delfines indicando que nada se le resiste. A veces cuando se pensaba en la crueldad de que en ocasiones hace gala el amor, se le pintaba con alas de buitre.  
A veces también le encontramos portando antorchas con las que inflamaba pasión en los corazones.   
Iba acompañado siempre por Hímero.
La flor consagrada al dios era la rosa.
Como animales favoritos tenía el cisne y el gallo
Cultos de Eros
La adoración de Eros era poco común en la Grecia más antigua, pero más tarde llegaría a estar muy extendida. Los beocios lo adoraban bajo la forma de una columna fálica. Fue adorado fervientemente por un culto a la fertilidad en Tespias, en donde Eros tuvo su templo más famoso, cada cinco años se celebraban en su honor las fiestas Erotidias, con concursos gimnásticos y musicales.
En Atenas, compartió con Afrodita un culto muy popular y se le consagraba el cuarto día de cada mes.  Por lo general en Grecia su culto se asoció a los de Dionisos, Heracles y Psiquis.
Su estatua podía encontrarse en las palestras, uno de los principales lugares de reunión de los hombres con sus amados, y a él hacían sacrificios los espartanos antes de la batalla. 
Mitos asociados a Eros
Eros acababa de nacer cuando Zeus, conocedor de sus capacidades como seductor y mentiroso, además de maligno (previendo los males que iba a causar), quiso que Afrodita se deshiciese de él, pero ésta, le ocultó en lo más profundo de un bosque donde fue alimentado por animales (amamantado por leones y tigres). Cuando creció y apenas puedo manejar el arco se construyó un arco con una rama de fresno y con madera de ciprés construyó sus peligrosas flechas ejercitándose con ella disparando a los animales. Más tarde su arco y su carcaj fueron de oro.
Gea y Eros se unieron y de la pareja nació Urano, que se constituyó en una bóveda estrellada. Gea se enamoró de su propio hijo y lo tomó por esposo, convirtiéndose así en la primera pareja divina; es responsable de los abrazos de Gea y Urano (este hecho de la unión de un elemento macho y otro hembra por la influencia de Eros, dará la pauta a las sucesivas creaciones cosmogónicas que en adelante procrearán según la ley de los sexos, tan solo Caos generará solo pues no puede unirse con nada). De estos abrazos van a nacer Océano, Tetis, Ceo y Cronos; pero estos brazos son tan fuertes que ninguno de ellos podría llegar a la luz sin el gesto de Cronos que corta el sexo de su padre.  Así, Eros se convirtió en la fuerza de atracción que reunió todos los principios que se habían dispersado durante el caos.  
♣ En cierta ocasión, Apolo animado por un triunfo que había obtenido sobre un enemigo, desafió al dios Eros, quien tiraba dardos del amor. Éste, ante semejante afrenta, disparó dos flechas: una, con su punta de oro, que infundía el amor la dirigió a Apolo, y otra con punta de plata que inducía al desdén, fue dirigida contra Dafne.
♣ Merece una especial atención la aventura que el dios mantiene con Psique, un relato que, entre otros, Apuleyo desarrolla en el libro V de su Asno de oroAfrodita estaba celosa de la belleza de una bellísima príncesa llamada Psique, la menor de las tres hijas de un rey de Asiaque personifica el alma humana— pues los hombres estaban abandonando sus altares para adorar en su lugar a una simple mujer, y temerosos de los celos de Afrodita, nadie quería desposarla.  Así que Pidió a su hijo Eros que usara sus flechas doradas para hacer que Psique se enamorase del hombre más feo del mundo. Eros accedió pero terminó enamorándose él mismo de Psique, al pincharse con una flecha dorada por accidente. Mientras tanto, los padres de Psique estaban preocupados porque su hija siguiera soltera. Consultaron un oráculo 
que les dijo que ella no estaba destinada a ningún amante mortal, sino a una criatura que vivía en la cima de cierta montaña, a quien incluso los dioses temían. Llenos de aflicción, el rey y la reina obedecieron las ordenes del oráculo y llego así el día en que tuvieron que conducir a Psique a lo alto de un montes escarpado y la dejerla allí, sola y muerta de miedo. Pero la joven no tenía nada que temer. Allí Eros hizo que Céfiro, el Viento del Oeste, ordenara a las dulces brisas que la transportaran por los aires suavemente hasta un valle florido y allí, en nedio de un bosque cercano se quedó dormida, sobre un verde cesped. Al despertar, Psique descubrió ante si un magnífico palacio de ensueño, de oro y mármol. Psique entró y comenzó a explorar: se sorprendió de hallarlo lleno de increíbles tesoros (joyas y adornos), las puertas se abrían y voces incorpóreas la guíaban y se presentaban como sus esclavas. Cuando cayó la noche y Psique estaba a punto de dormirse, un misterioso ser la abrazó en la oscuridad, explicándole que él era el esposo para el cual estaba destinada. Ella no conseguía ver sus rasgos, pero su voz era dulce y su conversación llena de ternura. Su matrimonio se consumó, pero antes de que volviera la aurora, el extraño visitante desapareció, haciéndole prometer primero que a Psique que jamás intentaría ver su rostro. Psique no estaba descontenta con su nueva vida. No le faltaba de nada excepto su encantador esposo, que sólo iba a visitarla en la oscuridad de la noche. Sin embargo, fue presa de la nostalgia y una noche pidió a su marido que la dejase visitar a sus hermanas. Eros accedió a cambio de lo que le había hecho prometer a Psique. Visitó entonces a sus dos hermanas que, devoradas por la envidia, sembraron en su corazón las semillas de la sospecha, diciéndole que su esposo debía ser un horrible monstruo para esconderse así de ella. Así que una noche armada con un cuchillo para matar al supuesto monstruo, encendió una lámpara, para ver cómo era pero reconoció a Eros al instante y dejó caer su daga. Una gota de aceite caliente cayó sobre el hombro de Eros, le despertó y huyó, diciendo: 
«¡El amor no puede vivir donde no hay confianza!»
Cuando Psique contó a sus celosas hermanas mayores, éstas se regocijaron secretamente y cada una de ellas fueron por separado a la cima de la montaña e hicieron como Psique les había dicho para entrar en la cueva, esperando que Eros las preferiría a ellas. Eros seguía con el corazón roto y no las cogió, por lo que murieron al caer hasta la base de la montaña. Psique buscó a su amante por buena parte de Grecia, tropezando finalmente con un templo a Deméter, donde el suelo estaba cubierto de montones de grano mezclado. Empezó a ordenar el grano en montones ordenados y, cuando hubo terminado, Deméter le habló, diciéndole que la mejor forma de encontrar a Eros era buscar a su madre, Afrodita, y ganarse su bendición. Psique encontró un templo a Afrodita y entró en él. Afrodita le asignó una tarea similar a la del templo de Deméter, pero le dio un plazo imposible de cumplir. Eros intervino, pues aún la amaba, e hizo que unas hormigas ordenaran el grano por ella. Afrodita se enfureció por este éxito de Psique y le dijo que fuese a un campo donde pastaban unas ovejas doradas y consiguiese lana de oro. Psique fue al campo y vio las ovejas, pero fue detenida por el dios del río que tenía que cruzar para llegar al campo. Éste le dijo que las ovejas eran malas y crueles y podían matarla, pero que si esperaba hasta mediodía, las ovejas irían a buscar la sombra en el otro lado del campo y se dormirían, y que entonces podría agarrar la lana que quedaba enganchada en las ramas y la corteza de los árboles. Psique así lo hizo y Afrodita se enfureció todavía más al ver que había sobrevivido y superado su prueba. Por último, Afrodita afirmó que el estrés de cuidar a su hijo, deprimido y enfermo como resultado de la infidelidad de Psique, había provocado que perdiese parte de su belleza. Psique tenía que ir al Inframundo y pedir a Perséfone, la reina del Inframundo, un poco de su belleza que Psique guardaría en una caja negra que Afrodita le dio. Psique fue a una torre, decidiendo que el camino más corto al Inframundo sería la muerte. Una voz la detuvo en el último momento y le indicó una ruta que le permitiría entrar y regresar aún con vida, además de decirle cómo pasar al perro Cerbero, Caronte y los otros peligros de dicha ruta. Psique apaciguó a Cerbero con un pastel de cebada y pagó a Caronte un óbolo para que le llevase al Hades. En el camino, vio manos que salían del agua. Una voz le dijo que les tirase un pastel de cebada, pero ella rehusó. Una vez allí, Perséfone dijo que estaría encantada de hacerle el favor a Afrodita. Una vez más pagó a Caronte y le dio el otro pastel a Cerbero para volver. Psique abandonó el inframundo y decidió abrir la caja y tomar un poco de la belleza para sí misma, pensando que si hacia esto Eros le amaría con toda seguridad. Dentro estaba un «sueño estigio» que la sorprendió. Eros, que la había perdonado, voló hasta su cuerpo y limpió el sueño de sus ojos, suplicando entonces a Zeus y Afrodita su permiso para casarse con Psique. Éstos accedieron y Zeus hizo inmortal a Psique. Afrodita bailó en la boda de Eros y Psique, y el hijo que éstos tuvieron se llamó Hedoné.   El mito simboliza  el alma caída, que trasmuchas pruebas, termina uniéndose para siempre con el amor divino. Es uno de los episodios de amor más bellos de toda la mitología clásica.  Según una antigua versión del mito, el dios no tuvo relaciones amorosas.

EHÉCATL


En la mitología azteca y para otras culturas de Mesoamérica,  era el dios del vientoA veces se le asociaba con los cuatro puntos cardinales, pues el viento viene y va en todas direcciones.
Señales de identidad
Usualmente se le interpreta como una de las manifestaciones de Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, tomando el nombre de Ehécatl-Quetzalcoatl, apareciendo en el aliento de los seres vivos y en las brisas que traen las nubes con lluvia para los sembradíos. 
Su aliento inicia el movimiento del Sol, anuncia y hace a un lado a la lluvia. Trae vida a lo que está inerte.
Iconografía
Usualmente era representado con una máscara bucal roja en forma de pico. Con ella limpiaba el camino para Tláloc y los Tlaloque. En ocasiones se le representaba con dos máscaras. Tiene un caracol en el pecho, pues el viento es usado para tocar el caracol, y asemeja el sonido del viento.
Cultos de Ehécatl
Sus templos normalmente tenían forma circular, para tener menor resistencia al viento y ayudar a su circulación.
Mitos asociados a Eros
Se enamoró de una muchacha humana llamada Mayáhuel, y le dio a la humanidad la habilidad de amar para que ella pudiera corresponderle su pasión. Su amor fue simbolizado con un hermoso árbol, el cual crece en el lugar en el que llegó Ehécatl a la tierra. Según el mito azteca, luego de la creación del quinto sol, éste estaba fijo en un punto del cielo, al igual que la luna, hasta que Ehécatl soplo sobre ellos y los puso en movimiento.
En náhuatl, ehēcatl significa simplemente viento

EGOI

En la mitología vasca, era la personificación del viento del sur. 

EGHETECH

Este término pertenece a la mitología hindú. Uno de los principales de los Devas. Preside al invierno y a al corrupción de los corazones.

EGESTAS


Es el nombre de una divinidad en la que Virgilio simbolizó la pobreza, colocándola como mendicante desarrapada a la entrada del Tártaro.


La palabra latina egestas, egestatis se traduce como pobreza.

EDUSA, EDUCA, EDULIA o EDULA


En la mitología romana, es una diosa menor encargada de cuidar a los niñosA ella se encomiendan cuando tienen que comer, por eso la adoraban las madres que por primera vez amamantaban a sus hijos y durante el destete.


EDIN-MUGI


Este termino pertenece a al mitología sumeria. Era el protector de los partos difíciles y causa las distocias y abortos.

EDESIA


Este término pertenece a la mitología romana. Diosa que presidia a la comida.

ECHECHIRIA


Este término pertenece a la mitología griega. Era el espíritu y la personificación de la tregua, el armisticio y el cese de las hostilidades.

EBISU, JEBISU o JEBIS


Ebisu ( , 寿, , ), También transcrito Yebisu ( ?), Hiruko ( ) O Kotoshiro-nushi-no-kami ( ) uno de los siete dioses de la felicidad y la buena fortuna en la mitología japonesa ( 福神 Shichifukujin), y el único de los siete que tiene su origen exclusivamente en Japón sin ninguna influencia hindú o china.  Es el dios del trabajo, de la suerte, los pescadores, de los mercaderes y los obreros, así como el guardián de la salud de los niños pequeños.
Se asemeja al Neptuno de los antiguos paganos.
Iconografía
Suele representarse sosteniendo una línea de donde pende un dorado (pez), símbolo de buen augurio.

EATE


Es el espíritu de las tempestades, los incendios, los vendavales y las inundaciones en la mitología vasca.
Señales de identidad
Con su voz oscura y baja advierte de la aproximación de las tormentas e incendios.

EA


En la mitología sumero-acadia (“casa del agua”; Enki sumerio: “señor de la tierra” o “Señor del suelo”) es el dios de la sabiduría, de la medicina y del mar, y preside los trabajos humanos.
Era el señor del Apsu (Abzu o Apsu significa “Casa del saber”): el dominio del agua dulce bajo la tierra. Su barco era la “corona del rebeco del Abzu”, el abismo primordial de aguas dulces donde tenía su morada. Nimgirsig era el capitán (ensi) de su barco. Como Enki también era el señor de la tierra (Ki significa ‘tierra’), como principio masculino era agente fertilizador de estas.
Formó una tríada con An y Enlil.
Señales de identidad
Fuente de todo el conocimiento mágico que existe. 
Es consultado por los demás dioses y trasmite los oráculos
Epítetos
Es el sumerio Enki
Identificable con el Poseidón griego
Era el “mago de los dioses”: Mashmash Ilani.
Ayudantes
Su esposa, como ya hemos dicho, era Damkina, Ninki o Damgalnunna.
Ninagal y Ninsimug, Ninildu, Ninkurra y Ninzadim, o Gushkinbanda, dioses artesanos (nunme sumerio, ummanu acadio, “artesano”, “instruido”) eran sus hijos o sus manifestaciones.
Iconografía
Se representaba como una cabeza de morueco sobre un altar, símbolo del Ekur, “casa montaña” o templo de cuya base surge una especie de Capricornio, símbolo de esta constelación que había sido Tiamat, antes de su derrota y que luego pasó a Enki-Ea.
Como símbolo de Ea el rey llevaba su cetro de oro, que suele aparecer en los kudurrus.
Culto a Ea
Su centro de culto era Eridu, en el templo de Eabzu.

Templo Ekur, “Casa montaña”, en Nippur, y Eengurra o “Casa del abismo acuoso” en Eridu. En éste se hallaba el Giparu o “cámara nocturna (o negra)” donde Enki-Ea fijaba anualmente los destinos del mundo en las Dup-shimati o Tablillas del Destino, en el Akitu o fiesta del año nuevo que se celebraba en el equinoccio de primavera. Su capilla se llamaba Kummu.