14 oct. 2014

NOCHE o NOX

(en latin ‘noche’) 
En la mitología romana era una deidad alegórica, personificación de la noche. 
Era junto con Erebus, los primeros hijos del Caos, y al mismo tiempo surgieron Tellus y Amor. 
También se la considera madre de la Aflicción, del Sueño, de la Muerte, de la Vejez y de la Suerte, de la Amistad y del Fraude, todas ellas divinidades alegóricas, al igual que la Noche.

Dios da de las tinieblas
hija del Cielo y de la Tierra, o producto del Caos, la mas antigua de las divinidades. 
Se caso con Aquerón o Aqueronte, rio de los Infiernos, del que tuvo a las Furias y otros hijos. 
Con Érebo, engendró a Éter y al Día y ella sola concibió a cuanto existe de maléfico en el cielo y en la tierra.

Nicté o Nix, en griego. 
Deidad alegórica a quien se le levantaron numerosos templos y oráculos. 
Es representada de los dos modos siguientes: o con un ropaje negro sembrado de estrellas y un velo; o con grandes alas negras, teniendo en la mano derecha un puñado de adormideras,-y en la izquierda una antorcha caída, cuya llama se apaga.


v Nicté o Nix, en griego. Deidad alegórica a quien se le levantaron numerosos templos y oráculos. 
Según Hesíodo, es hija del Caos y hermana de Erebo, con quien se unió para engendrar a Éter y a la Aurora. Además, la Noche engendró varios hijos de sí misma que fueron, la Muerte, el Sueño, el Delirio, la Suerte, la Vejez, la Discordia. Posteriormente dio a luz a la Amistad y al Amor.

NIX o NYX

(en griego antiguo Νύξ Nyx, ‘noche’)
Divinidad griega primordial que personificaba la noche
En el principio sólo reinaba el Caos o la Nada. De él surgieron los dioses primordiales de los cuales proceden todos los demás. Estos dioses primigenios eran Gaia, Eros, Tartaro, Erebo y Nix
Como una de las diosas más antiguas, Nix jugó un papel muy importante entre los antiguos griegos, entre otras cosas porque era la responsable de la existencia de muchos de sus dioses más importantes. Dos de sus hijos fueron fruto de la unión con su hermano Erebo, Éter y Hémera
Los griegos creían que el día comenzaba cuando Hémera salía del Tártaro a la superficie, sustituyendo a su madre Nix, y que la noche llegaba cuando la hija regresaba al Inframundo y volvía a ser sustituida por su progenitora. 
El resto de su descendencia fue engendrada por ella misma. Algunos de sus hijos fueron: los gemelos Hipnos y TánatosSolían sobrevolar la Tierra cada noche con su madre Nix. Algunos dicen que ambos hermanos procrearon a los Oniros. Otras versiones cuentan que eran sus hermanos menores cuyo líder era Morfeo. 
No en vano su hogar era el Inframundo y su reino era la Noche. 
Los griegos la representaban como una bella mujer alada que conducía un carro, ataviada con un gran manto negro plagado de estrellas y acompañada de sus hijos Hipnos y Tánatos. 
Sus poderes excedían a los de cualquier otro dios y su culto se llevaba a cabo en toda Grecia.

La divinización de la noche.

La negra noche, la noche más  profunda que se pueda imaginar.

Con su hermano Érebo engendró a Éter y a Hémera. Más tarde, por sí misma, engendró a toda una serie de abstracciones, la mayoría de carácter maléfico y oscuro: Momo,  Ponos, Moros, Tánatos gemelo de Hipnos, las Hespérides, las negras Keres, las Moiras, los Oniros, Némesis, Apate, Filotes, Geras, Eris, Oizís y Estigia
Se la representaba como una mujer que llevaba en la mano derecha a un niño blanco dormido (el color del cadáver) y en la mano izquierda a un niño negro que fingía dormir (Hipnos). 
Tenía pocos templos y careció de un culto verdaderamente popular. Se le sacrificaban gallos y ovejas negras. 
Le estaba consagrado el búho y formaba parte del cortejo de Perséfone. 
En un antiguo camafeo se la ve repartiendo adormideras a los hombres para llevar a sus ojos el sueño.

También es llamada Nyx o Nicte, y en los textos romanos que tratan este tema griego, su nombre se traduce como Nox. 
En la Teogonía de Hesíodo, la Noche nació del Caos. Su descendencia es mucha, y reveladora. En su descripción del Tártaro, Hesíodo añade que Hémera, quien ahora es hermana de Nix en vez de su hija, abandonaba el Tártaro justo cuando Nix entraba en él; cuando Hémera volvía, Nix se marchaba. Esto asemeja el retrato de Ratri (‘noche’) en el Rig-Veda, donde ésta trabaja en estrecha colaboración pero también en tensión con su hermana Usha (‘amanecer’). 
En el Libro XIV de la Ilíada de Homero hay una interesante cita de Hipnos, el dios menor del sueño, en la que recuerda a Hera un antiguo favor después de que ésta le pida que haga dormir a Zeus. Hipnos hizo dormir anteriormente a Zeus una vez a instancias de Hera, lo que le permitió causar grandes infortunios a Heracles (quien regresaba por mar de la Troya de Laomedonte). Zeus montó en cólera y habría arrojado a Hipnos al mar si éste no hubiera huido asustado hasta Nix, su madre. Hipnos sigue diciendo que Zeus, temiendo enfadar a Nix, contuvo su furia y de esta forma Hipnos logró escapar. 
Nix adquirió un papel incluso más importante en varios poemas fragmentarios atribuidos a Orfeo. En ellos, la Noche y no el Caos fue el primer principio. La Noche ocupaba una cueva o adyton, donde da oráculos. Crono —que está encadenado dentro, dormido y borracho de miel— sueña y profetiza. Fuera de la cueva, Adrastea tañe címbalos y golpea su tympanon, moviendo el universo entero en una eufórica danza al ritmo del canto de Nix. 
La Noche también es primer principio en el coro de apertura de las Aves de Aristófanes, que puede ser de inspiración órfica. Aquí también es la madre de Eros
En otros textos puede ser también la madre de Caronte y Ptono con Érebo. 
El tema de la cueva u hogar de la Noche, allende el océano (como en Hesíodo) o en algún lugar al borde del cosmos (como en el orfismo) puede haber tenido su eco en el poema filosófico de Parménides. El investigador clásico Walter Burkert ha especulado que la casa de la diosa a la que el filósofo fue transportado es el palacio de la Noche. Esta hipótesis, sin embargo, debe tomarse con cautela. En Grecia, la Noche rara vez es destinataria de cultos. De acuerdo con Pausanias, tenía un oráculo en la acrópolis de Megara. Más frecuentemente, Nix merodea en el fondo de otros cultos. Por eso había una estatua llamada Noche en el templo de Artemisa en Éfeso. Los espartanos rendían culto al Hipnos y Tánatos, concebidos como gemelos: sin duda la Noche era su madre. Títulos de culto compuestos por la partícula nix- eran otorgados a varios dioses, notablemente a Dioniso Nyktelios (‘nocturno’) y Afrodita Philopannyx (‘la que ama la noche entera’).
v Para los griegos, no era lo que nosotros actualmente entendemos por la Noche, sino que represnetaba la falta de toda manifestación, la negación, las tinieblas, la ignorancia total.


hermana de Érebo y del Hado, madre de las Moiras, de Tánatos y de otras divinIdiades funestas para el hombre.

NAMHE

Deidad hitita de la abundancia y la buena suerte.